Categorías
Personal

El Bondi

Para muchos es simplemente un medio de transporte, para otros es el compañero de reflexiones. Aquel lugar que aprovechamos para observar, reflexionar sobre nuestra vida, encontrar ideas nuevas y por qué no…viajar en el tiempo.

Durante el paro del transporte publico me costó encontrar un lugar de donde sacar reflexiones, sentí que había perdido mi lugar de motivación. Claramente me cuesta mucho mas encontrar la creatividad en la quietud que en el movimiento de la vida.

Es interesante lo mucho que podemos encontrar en el colectivo. No solo observar a las personas, casas y autos al viajar si no también imaginar un sin fin de historias.

Suelo preguntarme mientras recorro las calles ¿cómo habrá sido la vida en estos barrios tan antiguos?. Cuanta historia habrá en las grietas de las paredes, el herrumbre de las rejas en balcones y ventanas.

¿Que habrá existido en estos lugares antes del primer edificio? Hasta si habrá algo en la tierra oculto y enterrado como símbolo de un viaje en el tiempo.

Solo somos como el viento que sopla por las calles y sigue su camino hacia el infinito.

Suelo imaginar esa abuela caminando a paso lento por esas calles de barrio olvidadas y desiertas. Con su bolso en mano preparado para comprar en el almacén algunos víveres para el día.

Será que la nostalgia me trae el recuerdo de mi abuela cuando salía a comprar el pan y algunas golosinas para regalarnos a nosotros los nietos cuando íbamos a visitarla.

Su barrio es como muchos de acá, atravesados por el tiempo y pareciera que quedara atrapado como si 20 años no fuera nada.

En fin, creo que en el bondi podemos encontrar mucho mas que un simple viaje, al menos eso me pasa a mi.

Abrazo
Rodri

Imagen de Unsplash

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *